jueves, 24 de marzo de 2011

prólogo

Aquel fue el mejor verano de sus vidas, con el mar como horizonte, sin normas, sin padres, sin amigos, solo ellos cuatro, no existían los problemas, no existía el mañana... Solo existía el sol... el sol y sus sonrisas...
Todo comenzó varios meses antes, Angela y Elena llevaban planeando ese verano casi desde semana santa. Y ahí estaban, en un piso que los padres de Aaron tenían en la playa. Para que Elena no se aburriese se habían llevado a Mikael:
-no pienso ir de sujeta velas, Angel -fue la respuesta inmediata de Elena ante la propuesta-.
-Venga, Lena; nos podemos llevar a Miki, si quieres, claro…
Un mes más tarde ya estaba todo preparado: ya sabían la ropa que llevarían, que pendientes, que libros –como si fueran a tener tiempo de leer- …
-¿Qué? ¿a la playa, con tus amigos? nena, no me parece buena idea, ¿y que vamos ha hacer, dormir los cuatro en la misma cama?- esa fue la primera reacción de Miki
-en realidad… esa era la idea… -Miki amaba la forma de Lena de incluir a todo el mundo en sus planes.
Cuando Aaron se entero de que podría pasear por la playa con su Angel, su reacción fue:
-Eso es genial mi vida, conozco un montón de sitios maravillosos que tienes que ver, y tengo que preparar una cena solo para nosotros… ¡No aguanto las ganas!

El viaje en coche, tuvo ese color surrealista de las películas americanas, los cuatro en un coche viejo de segunda mano, cantando a voz en grito canciones que sonaban en la radio, y que en realidad no le gustaban a ninguno, las chicas tenían bajadas las ventanillas y miraban a los pájaros que volaban como los peces nadan en el mar, suspendidos en ese cielo azul intenso lleno de posibilidades, mientras sus melenas castañas se agitaban violentamente con el aire.
El Sol cada vez estaba más alto e incidía con más fuerza, a un poco menos de la mitad del camino, Angel se quedó dormida sobre el hombro de Lena, que se apoyó en su cabeza, y se quedó prácticamente en coma.un rato después pararon a repostar y a comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada