sábado, 13 de agosto de 2011

cap.2 calorías.

-Vais a engordar, chicas. -Dijo Miki levantándose para abrazar a Lena.
Las chicas compartieron una breve mirada de asentimiento y corrieron hacia ellos, tirándoseles encima a la vez que sonreían.
-Y vosotros os vais a empapar, chicos.- gritó Ángel mientras Lena empezaba una guerra de cosquillas.
Los viajeros que al igual que ellos habían parado a descansar y a rellenar los depósitos, los miraban casi con reproche, pero sus risas eran tan contagiosas y su felicidad tan palpable, que nadie podía evitar sonreír aunque fuera un poco.
En algún momento Aaron decidió que tenía hambre y se acerco a la máquina de comida precocinada que había al lado de la entrada de la tienda.
-¡Hamburguesa para todos!- Gritó mientras apretaba botones, los otros tres se miraron y volvieron a reír.
El calor era mortal, y las hamburguesas recalentadas estaban calientes, pero nada de eso parecía afectarles.
Las chicas no paraban de charlar y sonreír. No podían evitarlo.
Mikael y Aaron las observaban embobados hasta que una presencia cánida los asusto por detrás, gritaron asustando a las chicas, que gritaron también y casi se atragantan con la comida.
-Pulgi, ¡ven aquí! Siento que os halla asustado, mi chuchito es un rebelde... -La señora hablaba más para el perro que para ellos.
Una vez se hubo alejado, Ángel y Lena empezaron a intentar contener las carcajadas, pero las era imposible, sus pelos ahora encrespados y secos se les ponían en la cara y las estorbaban. Los chicos ofendidos miraban al suelo sin saber muy bien de que se reían...
-¿Pulgi?- dijo Angel intentando respirar
-Mi chuchito- respondió Lena entre carcajada y carcajada
Ellos se sonrieron sin alzar la vista pues se sentían humillados
-¿Pulgi os ha asustado, chicos?
-Pero que malo el perrito... Se merece un castigo.
La burla les hizo enfadarse, Miki se fue al baño y Aaron al coche.
Las chicas se miraron... Ahora tocaba la reconciliación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada